domingo, 25 de marzo de 2018

Potaje de Garbanzos con Bacalao ó Potaje de Cuaresma



receta-de-potaje-de-garbanzos


Hoy cocinamos el clásico Potaje de Garbanzos con Bacalao también llamado Potaje de Cuaresma ó de Vigilia. Un plato tradicional típico de semana santa.

Para empezar te diré que para conseguir un buen potaje de garbanzos con bacalao, es imprescindible que la materia prima, en este caso los garbanzos, sean de buena calidad y además estén muy bien cocidos, queden muy tiernos y que no se descascarillen. Esto podemos hacerlo facilmente con los trucos que os voy a dar en este post.

Para empezar, te dejo aquí el vídeo de elaboración del Potaje de Garbanzos con Bacalao ó Potaje de Cuaresma para que veáis qué fácil es la receta:



Para conseguir que los garbanzos queden tiernos y enteros, hay una serie de trucos y pasos que debemos tener en cuenta.

Primer truco: Debemos remojar los garbanzos doce horas antes en agua caliente con un poco de sal.
Segundo truco: Si el agua del grifo de nuestra casa es considerada como agua dura (con demasiada cal), debemos de remojar y cocer los garbanzos con agua embotellada ó agua mineral para que la cocción no se alargue demasiado.
Tercer Truco: Una vez remojados durante doce horas previas, debemos desechar el agua del remojo, enjuagar bien los garbanzos y sumergirlos en agua caliente. Así trasladaremos los garbanzos a nuestra cazuela para empezar a cocerlos.
Cuarto Truco: No debemos poner excesiva agua durante la cocción de los garbanzos, el deberá sobrepasar los garbanzos apenas dos centímetros durante toda la cocción, procurando tener siempre disponible agua hirviendo para poder añadir durante la cocción conforme se vaya evaporando. Esta forma de cocer los garbanzos garantizará que no reboten mucho entre los garbanzos y de esta forma no se descascarillearan ó pelarán.
Quinto Truco: No removeremos nunca los garbanzos con una cuchara, simplemente agitaremos la cazuela para mezclar tirando de las asas en vaivén.

Este potaje de garbanzos es especial, solemos hacerlo en Semana Santa, con aquello de que no se debe comer carne, sustituyéndola por guisos con verduras ó con verduras y pescado. Además lo hemos enriquecido con un sofrito, y una picada ó mortero de almendras, ajo y pan tostado, dejándole esta textura densa que tanto nos gusta en el potaje de garbanzos. A veces no le ponemos bacalao, pero sí la picada de almendras que le da un punto excepción. Puedes ver la receta vegetariana del Potaje de Garbanzos y Espinacas con picada de almendras aquí:

INGREDIENTES PARA HACER EL POTAJE DE GARBANZOS CON BACALAO PARA CUATRO PERSONAS:

  • 300 Gramos de Garbanzos Secos (puestos a remojo 12 horas antes)
  • 200 Gramos de Migas de Bacalao Desalado (a remojo 12 horas antes)
  • 300 Gramos de Hojas de Espinacas Frescas (1 Bolsa)
  • 2 Zanahorias
  • 2 Cebollas
  • 2 Tomates
  • 2 Ajos
  • 45 Gramos de Almendras Crudas
  • 3 Rebanadas de Pan duro (35 gramos)
  • 1-2 Hojas de Laurel
  • Pimentón Dulce
  • Sal (al gusto)
  • 2 Huevos Cocidos
  • Perejil Fresco
  • Aceite de Oliva Virgen Extra



ELABORACIÓN DEL POTAJE DE GARBANZOS CON BACALAO:


Doce horas antes, ponemos a remojo con agua caliente los Garbanzos con una pizca de sal. Además pondremos a remojo también en agua fría las migas del bacalao dejándolas éstas últimas dentro del frigorífico.

  1. Enjuagamos los garbanzos que han estado en remojo y los sumergimos con agua caliente. Los trasladamos a la cazuela que ponemos al fuego y los cubrimos con agua hasta sobrepasar los dos centímetros por encima.
  2. Pelamos la cebolla y le hacemos unos pequeños cortes.
  3. Le damos un pequeño corte a uno de los ajos sin quitarle la piel.
  4. Pelamos las dos zanahorias.
  5. Incorporamos la cebolla, zanahorias, ajo, las dos hojas de laurel y la ramita de perejil a la cazuela de los garbanzos. Llevamos a ebullición.
  6. Tapamos y cocemos a fuego medio durante una hora y media, comprobando de vez en cuando que conserva la misma cantidad de líquido y que esta sobrepasa 2 centímetros los garbanzos. En caso de que se evapore agua, añadir siempre agua hirviendo. Durante este proceso, no removeremos los garbanzos con la cuchara, sino que agitaremos la cazuela con movimientos de vaivén que haremos cogiendo las asas de la cazuela.


  1. Transcurrida hora y media, repescamos de la cazuela de los garbanzos la cebolla, las zanahorias y el ajo, y lo trasladamos al vaso de la batidora, retirándole la piel al ajo. El ramillete de perejil y las hojas de laurel lo descartamos.
  2. Con la batidora, trituramos el contenido del vaso hasta obtener una crema fina. Reservamos.
  3. Pelamos y picamos la otra cebolla bien pequeña.
  4. Pelamos y picamos bien pequeño el otro ajo.
  5. Rallamos los tomates.
  6. Lavamos y cortamos más pequeñas las hojas de espinacas. Reservamos.
  7. En la cazuela donde vamos a hacer el potaje, ponemos una cucharada de aceite de oliva virgen extra y doramos los ajos y las almendras. Las trasladamos al vaso de la batidora donde tenemos la zanahoria triturada. 
  8. En la misma cazuela doramos igualmente las rebanadas de pan rallado hasta dejarlas a nuestro gusto de dorado. Las trasladamos igualmente al vaso de la batidora.
  9. Con la batidora trituramos todo hasta obtener una pasta sin grumos. Reservamos.
  10. En la cazuela donde vayamos a elaborar el potaje, ponemos 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra y doramos el ajo picado y las almendras.
  11. Retiramos los ajos y almendras doradas al vaso de la batidora.

  1. Ponemos en la cazuela donde hemos dorado el pan un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, y añadimos la cebolla troceada con pizca de sal. Removemos y doramos a fuego medio durante 10-15 minutos hasta que la cebolla empiece a dorarse.
  2. A continuación incorporamos el tomate rallado con pizca de sal. Removemos de vez en cuando y lo dejamos reducir 5 a 10 minutos o hasta que desaparezca todo el agua del tomate.
  3. Entonces incorporamos los garbanzos que estamos cociendo incluyendo todo el líquido que contengan y continuamos la cocción.
  4. Agregamos las espinacas de tanda en tanda hasta conseguir introducir todas las que vienen en la receta.
  5. Si hiciera falta añadiríamos un poco más de agua hirviendo hasta sobrepasar dos centímetros los garbanzos.
  6. Añadimos el triturado que tenemos en el vaso de la batidora, poniendo más o menos cantidad, dependiendo de lo denso que queramos el caldo del potaje. Removemos con cuidado hasta integrar por completo. Dejamos cocer 5 minutos.
  7. Incorporamos las migas de bacalao que han estado en remojo y que hemos enjuagado debajo del grifo. Las dejamos cocer dos minutos. Apagamos.
  8. Servimos bien caliente poniéndole en cada ración rodajas de huevo cocido al gusto. 
  9. Podemos servirlo también en cazuela de barro ya que de esta forma conservará mejor el calor.

Aquí os dejo una ración en plato para que veáis más de cerca la densidad del caldo y la cocción de los garbanzos:

Espero que si hacéis este potaje de garbanzos con bacalao lo disfrutéis tanto como lo hemos hecho en casa. Os deseo Bon Profit¡¡¡

Aquí te dejo otra sugerencia vegetariana sin bacalao como este Potaje de Garbanzos con Espinacas y Picada de Almendras:





Puedes Suscribirte gratis a nuestro Canal de YouTube para no perderte ningún truco y/o receta.



Podéis seguir más recetas y trucos en Facebook, Twitter, Pinterest y YouTube.- Os espero¡¡¡¡¡¡

1 comentario:

  1. Buenas noches guapa, te quedo un hermoso y saludable plato que en casa nos encanta.

    ResponderEliminar

Dime... ¿Qué te ha parecido?

Quizá te interese también ver estas recetas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...